lunes, 2 de mayo de 2016

EL DEFENSOR


"Pero cuando venga el defensor, el Espíritu de la verdad, que yo enviaré de parte del Padre, él será mi testigo. Y también vosotros seréis mis testigos, porque habéis estado conmigo desde el principio.
Os digo estas cosas para que no perdáis vuestra fe en mí. Os expulsarán de las sinagogas, e incluso llegará el momento en que cualquiera que os mate creerá que le está prestando un servicio a Dios. Eso lo harán porque no nos han conocido ni al Padre ni a mí. Os digo esto para que, cuando llegue el momento, os acordéis de que ya os lo había dicho."

Seguir a Jesús no es fácil. Por eso necesitamos un Defensor (Paráclito), el Espíritu. Ser testigos de Jesús es dar nuestra vida por Él, con el martirio, o con nuestra entrega de cada día.
Jesús nos dice que quizá nos maten creyendo que dan culto a Dios. Matar en nombre de Dios es una blasfemia, es matar a Dios en el hombre. Hoy tenemos ejemplos cada día de cristianos y musulmanes, que mueren en manos de quien dicen hacerlo en nombre de Dios. Pero no debemos olvidarnos de que también la Inquisición mató en nombre de Dios y conquistadores en América lo hicieron. Dios no quiere que el hombre muera, si no que tenga vida. Si matamos en nombre de Dios, lo estamos haciendo en nombre de intereses ocultos. Para dominar, para tener el poder sobre los demás. 
El Espíritu de verdad es el defensor de todos los hombres y nos invita a dar testimonio de Jesús, a dar testimonio del Amor.

LLIBRE D'AMIC I AMAT (155)


155.- Les nobleses, i els honraments, i les bones obres de l'Amat, són tresor i riqueses de l'Amic. I el tresor de l'Amat són els pensaments, i els desigs, i els turments, i els plors, i els llanguiments que l'Amic sosté per a honrar i estimar el seu Amat.

155.- Las noblezas, y los honores, y las buenas obras del Amado, son tesoro y riquezas del Amigo. Y el tesoro del Amado son los pensamientos, y los deseos, y los tormentos, y los llantos, y las languideces que el Amigo aguanta para honrar y amar a su Amado.

domingo, 1 de mayo de 2016

EL AMOR, EL ESPÍRITU Y LA PAZ


"Jesús le contestó:
– El que me ama hace caso a mi palabra; y mi Padre le amará, y mi Padre y yo vendremos a vivir con él. El que no me ama no hace caso a mis palabras. Las palabras que estáis escuchando no son mías, sino del Padre, que me ha enviado.
Os he dicho todo esto mientras permanezco con vosotros; pero el Espíritu Santo, el defensor que el Padre enviará en mi nombre, os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que os he dicho.
Os dejo la paz. Mi paz os doy, pero no como la dan los que son del mundo. No os angustiéis ni tengáis miedo. Ya me oísteis decir que me voy, y que vendré para estar otra vez con vosotros. Si de veras me amaseis os habríais alegrado al saber que voy al Padre, porque él es más que yo. Os digo esto de antemano, para que, cuando suceda, creáis."

El evangelio de hoy nos da tres lecciones:
La primera: el verdadero amor es la fidelidad a la Palabra. Esto es amar a Jesús: vivir como Él vivió; seguir sus enseñanza. Este auténtico amor nos une con Dios y con los hombres. Si somos fieles a su Palabra, nuestra actitud con los demás será la misma actitud de Jesús. Nos acercaremos al otro para amarlo. Unos haremos uno con él.
La segunda: No estamos solos. El Espíritu está con nosotros; pero debemos saber escucharlo. La verdadera Iglesia es la que se deja conducir por el Espíritu. La que está atenta a los signos de los tiempos y a la voluntad de Dios. El Espíritu se nos manifiesta en la contemplación y en los sacramentos. El Espíritu se nos presenta en la vida de cada día, enseñándonos el camino que debemos seguir.
La tercera: Jesús nos da la paz. Una paz que no es la ausencia de conflictos, si no una paz que reside en lo profundo de nuestro corazón. El mayor enemigo que atenaza nuestra vida es el miedo. La paz de Jesús elimina este miedo, porque está hecha de diálogo, de confianza, de humanidad. Ante la sociedad actual podemos preguntarnos, ¿dónde está la paz que nos dio Jesús? En nuestra sociedad no hay paz, porque no aceptamos la paz de Jesús. Nosotros queremos resolverlo todo con montajes políticos, que en el fondo buscan el dominio de unos sobre otros, el provecho nuestro sobre el de los demás. Esa es la paz del mundo. La paz de Jesús es una paz de unión, de confianza en el otro, de amor al otro. Pero esta paz, debemos lograrla en primer lugar en nuestro corazón. Si no estamos en paz con nosotros mismos, nunca lograremos la paz con los demás.



LLIBRE D'AMIC I AMAT (154)


154.- Trobà l'Amic un escuder que anava consirós i era magre, descolorit i pobrament vestit; i saludà l'Amic dient que Déu el dirigís perquè trobés el seu Amat. I l'Amic li demanà en què l'havia conegut; i l'escuder li digué que uns secrets d'amor revelen uns altres, i per això tenen coneixença els amadors els uns dels altres.

154.- Encontró el Amigo a un escudero que iba pensativo y estaba flaco, descolorido y pobremente vestido; y saludó al Amigo diciendo que Dios lo dirigiera para que encontrara a su Amado. Y el Amigo le preguntó en qué le había conocido; y el escudero le dijo que unos secretos de amor revelan otros, y por eso los amadores se reconocen unos a otros.

sábado, 30 de abril de 2016

¿QUÉ "MUNDO" NOS ODIA?


"Si el mundo os odia, sabed que a mí me odió primero. Si fuerais del mundo, la gente del mundo os amaría como ama a los suyos. Pero yo os escogí de entre los que son del mundo, y por eso el mundo os odia, porque ya no sois del mundo. Acordaos de lo que os dije: ‘Ningún sirviente es más que su amo.’ Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; y si han hecho caso a mi palabra, también harán caso a la vuestra. Todo esto van a haceros por mi causa, porque no conocen al que me envió."

Debemos tener cuidado con este evangelio, porque en vez de invitarnos a la lucha y la imitación de Jesús, puede hacer de nosotros personas acomodadas y felices en nuestra traición al evangelio. Podemos quedarnos tan felices, porque nos critican por nuestra conducta alejada de lo que Jesús nos pide para seguirle.
Primero hemos de aclarar a qué se refiere Jesús cuando habla del mundo. No se refiere a las personas sencillas y corrientes, si no al poder, al mal, a los que dominan. Son a estos a los que molestaremos siendo fieles, siguiendo a Jesús. A Él lo odiaron los poderosos de su tiempo; no la gente sencilla.
Cuando en la Iglesia hemos buscado el apoyo de los poderosos; cuando nos hemos codeado con los gobernantes y los hemos llenado de alabanzas buscando sus beneficios, hemos sido traidores al mensaje de Jesús. 
El odio que Jesús dice que nos tendrán, es el odio contra los que obran como Él lo hizo. El odio contra los que defienden a los pobres, luchan contra la injusticia, no se tuercen ante el poder corrupto. Cuando nuestra vida sea acorde con su Palabra, entonces seremos aceptados.
Debemos preguntarnos, ¿qué "mundo" nos odia? Así sabremos si somos verdaderos seguidores de Jesús o no.


LLIBRE D'AMIC I AMAT (152)


152.- Tant plorà i clamà l'Amic vers el seu Amat, fins que l'Amat devallà de les altures sobiranes del cel, i vingué a la terra a plorar, i plànyer, i morir per amor, i per educar els homes a estimar i a conèixer, lloar, els seus honraments.

152.- Tanto lloró y gritó el Amigo hacia su Amado, que el Amado bajó de las alturas soberanas del cielo, y vino a la tierra a llorar, plañir, y morir por amor, y para educar a los hombres en amar y conocer, alabar, sus honores.

viernes, 29 de abril de 2016

ELOGIO DE LA SENCILLEZ


"Por aquel tiempo, Jesús dijo: 
- Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has mostrado a los sencillos las cosas que ocultaste a los sabios y entendidos. Sí, Padre, porque así lo has querido.
Mi Padre me ha entregado todas las cosas. Nadie conoce realmente al Hijo, sino el Padre; y nadie conoce realmente al Padre, sino el Hijo y aquellos a quienes el Hijo quiera darlo a conocer. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os haré descansar. Aceptad el yugo que os impongo, y aprended de mí, que soy paciente y de corazón humilde; así encontraréis descanso. Porque el yugo y la carga que yo os impongo son ligeros."

Hoy leemos este evangelio porque es la festividad de santa Catalina de Siena, doctora de la Iglesia y copatrona de Europa.
Este evangelio nos dice, que la verdad la captan los sencillos y no los sabios y entendidos. Porque son los sencillos los que son capaces de conocer a Jesús y al Padre a través de Él. 
Jesús tiene sus brazos abiertos a los cansados y agobiados. En ellos encontramos la paz. Seguir a Jesús no es fácil, pero su carga es ligera caminando con Él.
Catalina de Siena es un ejemplo de la auténtica vida mística: una profunda vida de oración y meditación que le lleva a entregarse totalmente a los demás. La vida en su "celda interior" le lleva a escuchar los gritos de los pobres, de los enfermos, de Jesús sufriente.
Será criticada y atacada por unos y amada y apreciada por la gente sencilla como ella. Como las mujeres de su tiempo, sin estudios, sin formación alguna, tendrá una gran influencia en la sociedad y en la Iglesia de su tiempo. Anima al papa Gregorio XI a abandonar Aviñón y regresar a Roma. Contribuye también a la paz en Italia. Ella, una mujer sencilla, insta al Papa a que reforme la Iglesia y a que en vez de hacer la guerra, luche para conseguir la paz entre romanos y florentinos.
La figura de Catalina, mujer del siglo XIV, nos dice muchas cosas a la sociedad del siglo XXI.