lunes, 31 de agosto de 2015

Y QUISIERON DESPEÑARLO...



"El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado para llevar la buena noticia  a los pobres y a dar vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; anunciar el año favorable del Señor."

Jesús, en la sinagoga de su pueblo lee este texto. A continuación añade: "Hoy mismo se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros." ¿Consecuencia? Sus conciudadanos quieren despeñarlo por un barranco. Jesús acaba de anunciar claramente su misión: anunciar a los pobres. Devolver la vista a los ciegos. Luchar por la justicia para liberar a los oprimidos.
Durante toda la historia, hemos seguido intentando despeñar a los que han seguido el camino de Jesús: Oscar Romero, Helder Cámara, curas obreros, sacerdotes en América Latina, teólogos de la liberación, Casaldáliga, Lucía Caram...O los matamos, o los desprestigiamos y les hacemos callar.
Por desgracia, el mundo no ha cambiado.

domingo, 30 de agosto de 2015

¿RELIGIÓN O ESPIRITUALIDAD?


"Se acercaron los fariseos a Jesús, junto con unos maestros de la ley que habían llegado de Jerusalén. Y al ver que algunos discípulos de Jesús comían con las manos impuras, es decir, sin haber cumplido con el rito de lavárselas, los criticaron. (Porque los fariseos –y todos los judíos– siguen la tradición de sus antepasados de no comer sin antes lavarse cuidadosamente las manos. Y al volver del mercado, no comen sin antes cumplir con el rito de lavarse. Y aún tienen otras muchas costumbres, como lavar los vasos, los jarros, las vasijas de metal y las camas.) Por eso, los fariseos y los maestros de la ley preguntaron a Jesús:
– ¿Por qué tus discípulos no siguen la tradición de nuestros antepasados? ¿Por qué comen con las manos impuras?
Jesús les contestó:
– Bien habló el profeta Isaías de lo hipócritas que sois, cuando escribió:
Este pueblo me honra de labios afuera,
pero su corazón está lejos de mí.
De nada sirve que me rinda culto,
pues sus enseñanzas son mandatos de hombres.
Porque vosotros os apartáis del mandato de Dios para seguir las tradiciones de los hombres.
Luego Jesús llamó a la gente y dijo:
– Escuchadme todos y entended: Nada de lo que entra de fuera puede hacer impuro al hombre. Lo que sale del corazón del hombre es lo que le hace impuro.
Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los asesinatos, los adulterios, la codicia, las maldades, el engaño, los vicios, la envidia, los chismes, el orgullo y la falta de juicio. Todas estas cosas malas salen de dentro y hacen impuro al hombre."

No es una disyuntiva. Lo que ocurre es que no hay auténtica religión sin espiritualidad. Los fariseos se habían aferrado a la ley, a los ritos y habían perdido el sentido de los mismos. Se habían quedado en lo externo y habían olvidado, que lo importante está en el interior.
¿Los fariseos? Debemos entonar nosotros el "mea culpa". Por desgracia, a lo largo de la historia, nos ha ocurrido también a nosotros lo mismo. Hemos dado más importancia a lo externo, a lo ritual, a las apariencias, al cumplimiento de preceptos...y hemos olvidado, que lo importante es, cómo se viven esas cosas. Hemos olvidado que es nuestro corazón el que nos lleva a los demás y a Dios. demasiadas veces hemos construido bellos templos..., pero hemos dejado a Dios fuera de ellos.
No nos extrañe que la gente que siente necesidad de espiritualidad, busque en otro sitio y no en la Iglesia. Y cuando Jesús habla del construir el Reino de Dios, está hablando de espiritualidad, no de edificios ni de estructuras de poder. No está hablando de fidelidad a las tradiciones y las costumbres, sino de la búsqueda de Dios en la vida real. 
A Dios lo encontraremos en la oración, en el silencio, en la contemplación y en la entrega al otro, en la búsqueda de la justicia, en el Amor.

viernes, 28 de agosto de 2015

VELAD...(2)


"Llegó el novio, y las que habían sido previsoras entraron con él a la fiesta de la boda, y se cerró la puerta."

En el evangelio de hoy, Jesús vuelve a pedirnos que velemos. Es el evangelio de las vírgenes prudentes y de las vírgenes necias. Las que tenían aceite para sus lámparas y las que no tenían. Y esas que tenían no lo compartieron con las otras, no fuese que no hubiera suficiente para todas.
He oído tachar a las prudentes de egoístas. Yo mismo lo creía cuando era adolescente. Si pensamos así, es porque no hemos captado el simbolismo de las lámparas y del aceite. La luz es la Fe. El aceite es el amor, el alimento de la Fe. El amor es algo que no se puede compartir. Nadie puede amar por mí. Soy yo el que debo amar. Por eso nadie puede creer por mí. Soy yo que debo tener Fe.
Hemos de velar para que no se nos cierre la puerta. Y la única forma de velar es amando. Y amar significa entregar nuestra vida por los demás. Consumirnos día a día de amor a Dios y de amor al prójimo. Eso nos da la Fe; aunque creamos no tenerla.

jueves, 27 de agosto de 2015

VELAD...


"Velad, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor"

Jesús nos invita a velar. Ciertamente no sabemos el día de nuestra muerte. Es más, no nos gusta hablar de la muerte. Para muchos es un tema tabú. Ayer, antes del telediario, en uno de esos programas que hacen en verano, repetición de los hechos durante el año, preguntaban a diferentes personas, qué canción les gustaría que tocasen en su funeral. Me gustó la respuesta de un señor que dijo: "Me gustaría que fuese algo alegre. Que celebraran lo que he vivido; no que lloraran lo que he dejado de vivir."
"Velad..." es precisamente una invitación a vivir. A ser conscientes de lo que hacemos. A ser responsables. Si contáramos el tiempo que perdemos a lo largo del día...Es bueno soñar, si luego actuamos consecuentemente para realizar esos sueños. Si no, es solamente humo, pérdida de tiempo. Jesús nos pide que "vivamos", que demos sentido a nuestra vida. En el momento de la muerte, lo que contará, lo que recordarán de nosotros es lo que habremos vivido, no lo que hayamos soñado.

miércoles, 26 de agosto de 2015

SEMILLAS DE DIOS


Thomas Merton, en su libro "Nuevas semillas de contemplación", escribe:
"Las semillas  que en todo momento planta la voluntad de Dios en mi libertad son las semillas de mi identidad, de mi realidad, de mi felicidad, de mi santidad.
Rechazarlas es rechazarlo todo; es el rechazo de mi existencia y de mi ser: de mi identidad, de mi verdadero yo."
Dios no nos obliga. Somos libres; pero va dejando semillas en nuestra vida. El problema es que, o no las sabemos ver, o nuestra tierra está llena de piedras y malas hierbas y no pueden germinar. Necesitamos silencio, momentos de contemplación. Saber ver y saber escuchar. Tener limpio nuestro corazón de piedras y yerbajos. 

martes, 25 de agosto de 2015

CAMBIAR POR DENTRO



"Fariseo ciego, ¡limpia primero el vaso por dentro, y así quedará limpio también por fuera!"

Jesús se indigna ante la hipocresía. Seguimos viviendo en una sociedad en la que es más importante lo exterior, la apariencia, la imagen, que lo que somos en realidad.
El trabajo de mejorar el mundo ha de empezar por mejorar nuestro interior. Si no cambiamos nosotros, no podemos exigir que cambien los demás. Hablamos de solidaridad...y seguimos gastando el dinero en cosas superfluas, en meros caprichos. Hablamos de ecología y tomamos el coche para un recorrido que podríamos hacer perfectamente andando; dejamos los grifos abiertos, luces encendidas sin necesidad. Nos quedamos en meras palabras, pero nuestro interior sigue igual.
El verdadero cambio es interior. Es nuestra forma de vivir lo que debe cambiar.