miércoles, 23 de julio de 2014

EL ANACORETA SIGUE HABLANDO DE DIÁLOGO


El Anacoreta dijo:
- Pensamos que se dialoga con palabras, pero también hay otras formas de diálogo.
Sonrió y siguió hablando:
- Hay diálogo cuando compartimos con personas muy diferentes a nosotros, experiencias, emociones, problemas, inquietudes. Hay diálogo, cuando  desde posiciones ideológicas diferentes, trabajamos juntos en proyectos sociales, comunitarios, de interés común.
Hizo una pausa y concluyó:
- Es decir, no sólo se dialoga con las palabras, sino que también se dialoga con la vida, con las acciones, con las experiencias. Pero cuando nos encerramos en nosotros mismos, en nuestras capillitas, sólo causamos división.

martes, 22 de julio de 2014

LUGARES INTERESANTES: SANT ANIOL D'AGUJA


Seguimos en la provincia de Girona, pero hoy en la comarca de la Garrotxa. SE puede hacer en familia si todos los miembros son andarines. Hay que tomar la A-26 y después de Besalú la salida 75 dirección a Sadernes. Allí hay cuatro pequeños aparcamientos sucesivos. El cuarto está en frente del camino que nos llevará a Sant Aniol. Sólo caben seis coches y sobre todo en verano es una zona muy concurrida. Se trata de seguir un camino que sube por la riera de Sant Aniol. La atravesáis justo después del parking por el Pont d'en Valentí, un puente románico. Si vais con niños, contad tres horas de camino.
Sant Aniol d'Aguja fue inicialmente un pequeño monasterio benedictino del que se tiene noticia el año 859. Por estar apartado y tener pocas posibilidades de cultivar y abastecerse, en el año 1003 se trasladaron a Sant Llorenç del Mont (otro lugar interesante del que hablaremos otro día).
La construcción actual es una iglesia románica de estilo lombardo, característico del románico catalán, construida en el siglo XI.
Antes de llegar encontraréis "gorgues" (pozas) de aguas transparentes y frías, cascadas, como el Salt de la Núvia (el salto de la novia). Si tras llegar a Sant Aniol seguís riera arriba encontraréis el Salt del Brull.
El domingo de Pascua se celebra el llamado Aplec de los Franceses, ya que se cree, que Sant Aniol, procedente del Vallespir fue el primer ermitaño que se estableció en este lugar.
Era lugar de peregrinación, porque  a la fuente del Abad, situada en la cripta, se le atribuían propiedades milagrosas.





  

lunes, 21 de julio de 2014

EL ANACORETA Y EL DIÁLOGO


Mientras intentaban paliar el calor de una noche de verano sentados en el balcón, el Anacoreta dijo a su joven seguidor:
- Nunca se había hablado tanto de diálogo y nunca se había dialogado tampoco.
- Sin embargo - repuso el joven - se hacen encuentros, debates, mesas redondas...
Sonrió el anciano y respondió:
- El problema reside en que no tenemos claro qué es diálogo.
Hizo un pequeño silencio y prosiguió:
- Definimos mal la palabra. creemos que procede de "di", dos y de "logos", palabra. Es decir dos personas que exponen sus ideas, pero que, habitualmente, desde su posición, que consideran inviolable, intentan convencer al otro. Si empezamos diciendo que estamos dispuestos a dialogar, pero determinamos una serie de puntos   intocables, eso no pasa de ser una discusión.
Volvió a guardar unos instantes de silencio y añadió:
- La etimología de diálogo es "diá", a través y "logos", palabra. Es decir, ir más allá de nuestras palabras para encontrar algo mejor, algo nuevo, algo que nos transciende. Se trata de encontrar la verdad a partir de las ideas de cada uno, no de intentar convencer al otro de nuestras ideas.
Rió el joven seguidor y comentó:
- Pues nuestros políticos no lo tienen nada claro...
Rió también el Anacoreta y concluyó:
¿Hay alguien que lo tenga claro? 

domingo, 20 de julio de 2014

DE SEMILLAS Y COSAS PEQUEÑAS...



"Jesús les contó esta otra parábola: El reino de los cielos puede compararse a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras todos estaban durmiendo, llegó un enemigo que sembró mala hierba entre el trigo, y se fue. Cuando creció el trigo y se formó la espiga, apareció también la mala hierba. Entonces los labradores fueron a decirle al dueño:
- Señor, si la semilla que sembraste en el campo era buena, ¿cómo es que ha salido mala hierba?
El dueño les dijo:
- Un enemigo ha hecho esto.
Los labradores le preguntaron:
- ¿Quieres que vayamos a arrancar la mala hierba?
Pero él les dijo:
- No, porque al arrancar la mala hierba podéis arrancar también el trigo.  Es mejor dejarlos crecer juntos, hasta la siega; entonces mandaré a los segadores a recoger primero la mala hierba y atarla en manojos, para quemarla, y que luego guarden el trigo en mi granero.
Jesús les contó también esta parábola: El reino de los cielos se puede comparar a una semilla de mostaza que un hombre siembra en su campo. Es sin duda la más pequeña de todas las semillas, pero cuando ha crecido es más grande que las otras plantas del huerto; llega a hacerse como un árbol entre cuyas ramas van a anidar los pájaros.
También les contó esta parábola: El reino de los cielos se puede comparar a la levadura que una mujer mezcla con tres medidas de harina para que toda la masa fermente.
Jesús habló de todo esto a la gente por medio de parábolas, y sin parábolas no les hablaba, para que se cumpliera lo que había dicho el profeta:
Hablaré por medio de parábolas;
diré cosas que han estado en secreto
desde la creación del mundo.
Jesús despidió a la gente y entró en la casa. Sus discípulos se acercaron a él y le pidieron que les explicase la parábola de la mala hierba en el campo. 
Él les respondió: 
- El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre, y el campo es el mundo. La buena semilla representa a los que son del reino; la mala hierba, a los que son del maligno; y el enemigo que sembró la mala hierba es el diablo. La siega representa el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. Así como se recoge la mala hierba y se la quema en una hoguera, así sucederá al fin del mundo. El Hijo del hombre mandará sus ángeles a recoger de su reino a todos los que hacen pecar a otros y a los que practican el mal. Los arrojarán al horno encendido, donde llorarán y les rechinarán los dientes. Entonces, aquellos que cumplen lo ordenado por Dios brillarán como el sol en el reino de su Padre. Los que tienen oídos, oigan."

En muchas parroquias se leerá únicamente la primera parábola, pero esas pequeñas parábolas nos describen cómo es el Reino de Dios.
La primera parábola nos muestra un mundo en el que el bien y el mal se encuentra entremezclado. Y es importante que nos fijemos en que Jesús nos dice, que nosotros somos incapaces de distinguir quién es bueno y quién es malo. Pero nosotros seguimos juzgando, condenando y arriesgándonos a destruir lo bueno creyendo que es malo.
Las otras dos parábolas, la de la semilla pequeña y la de la levadura, nos dicen claramente que el Reino de Dios no se encuentra en la grandeza, el poder y el boato, sino en la sencillez. Es aquella pequeña semilla que, poco a poco, ha de trasformar la sociedad. Es aquella minúscula cantidad de mostaza, que hace que las masas avancen hacia la fraternidad.
Nosotros seguimos creyendo que necesitamos grandes medios para evangelizar, que hemos de gastar mucho dinero para que la Iglesia se vea. Cuando la Iglesia sea esa pequeña semilla, o la pequeña cantidad de mostaza, es cuando realmente lograremos transformar la sociedad y hacer que el Reino de Dios esté ya en este mundo.

viernes, 18 de julio de 2014

TRES PREGUNTAS


Muchas veces justificamos nuestros actos con estas frases:

  • Todo el mundo lo hace
  • Es legal
  • Lo ha decidido la mayoría

Se me ocurren tres preguntas:


  • ¿Porque todo el mundo lo hace, es lo más correcto?
  • ¿Que sea legal quiere decir que es ético o moral?
  • ¿Sólo el hecho de que lo decida la mayoría ya hace que sea lo mejor?

De momento lo dejo en interrogantes.

jueves, 17 de julio de 2014

EL SILENCIO


Las vacaciones son para descansar, para desconectar, decimos; pero buscamos el ruido. Creemos, que desconectar significa no pensar. Al menos, unos días de estas vacaciones deberíamos buscar el silencio."Un silencio como una lluvia fina." Esto es lo que nos dice José F. Moratiel en este texto:

"Existe el silencio de la humildad,
el silencio de la escucha.

Existe el silencio de la admiración:
un silencio que despierta en nosotros una mirada nueva.

'Deja que este silencio vaya empapando tu oración,
tu corazón, tu vida.'

Existe el silencio de la felicidad:
un silencio en el que sobran las palabras.

Existe el silencio del amor:
un silencio cálido y muy cercano,
un silencio en el que se experimenta la comunión con el otro.

'Deja que este silencio vaya empapando tu oración,
tu corazón, tu vida.'

El silencio es el beso del cielo a la tierra,
es el beso que el cielo da a tu tierra.

El silencio, nuestra vida, no tiene ninguna finalidad.
El camino del silencio es ir contracorriente,
el camino del silencio es nuestra oportunidad.

'Deja que este silencio vaya empapando tu oración,
tu corazón, tu vida.'

El silencio nos escoge, nos atrae hacia él.
El silencio se va haciendo un lugar en nuestro interior.
En el silencio todo nuestro mundo inconsciente se hace presente,
en el silencio la luz hace presentes nuestras sombras,
y a veces nos cuesta aceptarlo.
El silencio crea un camino de relación
con lo más profundo de nuestra vida, de nuestro corazón.

'Deja que este silencio vaya empapando tu oración,
tu corazón, tu vida.'

El silencio hemos de vivirlo personalmente, de uno en uno;
aunque el grupo nos acompaña, nos hace bien,
nos da fuerza para continuar.
El silencio sólo lo vive aquél que cree en la sencillez,
en la transformación.
El silencio es, sobre todo, recibir de uno mismo,
de todo el dinamismo que hay en nuestro interior.
El silencio es el camino hacia nuestra propia verdad.

'Deja que este silencio vaya empapando tu oración,
tu corazón, tu vida.'