domingo, 4 de diciembre de 2016

HAY QUE CAMBIAR


"Por aquel tiempo se presentó Juan el Bautista en el desierto de Judea.  En su proclamación decía: “¡Convertíos a Dios, porque el reino de los cielos está cerca!”
Juan era aquel de quien el profeta Isaías había dicho:
“Una voz grita en al desierto:
‘¡Preparad el camino del Señor;
abridle un camino recto!’ ”
Juan iba vestido de ropa hecha de pelo de camello, que se sujetaba al cuerpo con un cinturón de cuero; su comida era langostas y miel del monte. Gentes de Jerusalén, de toda la región de Judea y de toda la región cercana al Jordán salían a escucharle. Confesaban sus pecados y Juan los bautizaba en el río Jordán.
Pero viendo Juan que muchos fariseos y saduceos acudían a que los bautizara, les dijo:
- ¡Raza de víboras!, ¿quién os ha dicho que vais a libraros del terrible castigo que se acerca?  Demostrad con vuestros actos que os habéis vuelto a Dios, y no os hagáis ilusiones diciéndoos: ‘Nosotros somos descendientes de Abraham’, porque os aseguro que incluso de estas piedras puede Dios sacar descendientes a Abraham. Ya está el hacha lista para cortar de raíz los árboles. Todo árbol que no dé buen fruto será cortado y arrojado al fuego. Yo, ciertamente, os bautizo con agua para invitaros a que os convirtáis a Dios; pero el que viene después de mí os bautizará con el Espíritu Santo y con fuego. Él es más poderoso que yo, que ni siquiera merezco llevarle las sandalias. Trae la pala en la mano, y limpiará el trigo y lo separará de la paja. Guardará su trigo en el granero, pero quemará la paja en un fuego que nunca se apagará."

Juan nos invita a preparar los caminos al Señor. ¿Cómo hacerlo? Convirtiéndonos. Cambiando nuestra vida egoísta en una vida vivida para los demás. Empezando por mirar lo que hacemos cotidianamente y dándonos cuenta de que pequeños detalles, pueden hacerla solidaria, unida a los demás. Basta eliminar las cosas superfluas que compramos. Darnos cuenta de que si uso más agua de la cuenta, dejando el grifo abierto inútilmente, hay personas que no tienen agua y han de hacer kilómetros cada día para tenerla. Que si malgasto la comida, otros no comerán hoy lo suficiente. Que si tengo vestidos que no uso, otros van desnudos o vestidos con harapos. Cambiar, es vivir reflexivamente, dándonos cuenta de la importancia de lo que hacemos en relación con los demás.
Juan nos pide que allanemos el camino. No sólo para que venga Jesús, sino también para que los otros puedan llegar a Jesús. ¿Ayudo o estorbo a los demás para que encuentren a Jesús?
Podemos caer en el error de los fariseos. Creer, que porque somos religiosos o sacerdotes o miembros de una comunidad de base, ya somos verdaderos discípulos de Jesús. Si no cambiamos, si no miramos cada día qué es lo que hay de malo, de insolidario, de egoísta en nosotros, no somos sus seguidores.
La voz de Juan, sigue resonando también hoy: Convertíos.



LLIBRE D'AMIC I AMAT (358)


358.- Digues, foll, ¿qué és religió?
Respongué:
- Netedad de pensa, i desitjar morir per honrar el meu Amat, i renunciar al món a fi que no tingui noses per a contemplar-lo i per a dir la veritat dels seus honraments.

358.- Dí, loco, ¿qué es religión?
Respondió:
- Limpieza de pensamiento, y desear morir para honrar a mi Amado, y renunciar al mundo para no tener impedimentos para contemplarlo y para decir la verdad de sus honores.

sábado, 3 de diciembre de 2016

DAR AMOR


"Jesús recorría todos los pueblos y aldeas enseñando en las sinagogas de cada lugar. Anunciaba la buena noticia del Reino y curaba toda clase de enfermedades y dolencias. Viendo a la gente, sentía compasión, porque estaban angustiados y desvalidos como ovejas que no tienen pastor. Dijo entonces a sus discípulos:
– Ciertamente la mies es mucha, pero los obreros son pocos. Por eso, pedid al Dueño de la mies que mande obreros a recogerla.

Jesús recorría todos los pueblos y aldeas enseñando en las sinagogas de cada lugar. Anunciaba la buena noticia del Reino y curaba toda clase de enfermedades y dolencias. Viendo a la gente, sentía compasión, porque estaban angustiados y desvalidos como ovejas que no tienen pastor. Dijo entonces a sus discípulos:
– Ciertamente la mies es mucha, pero los obreros son pocos. Por eso, pedid al Dueño de la mies que mande obreros a recogerla.
 Jesús envió a estos doce con las siguientes instrucciones:
 Id y anunciad que el Reino de los cielos está cerca. Sanad a los enfermos, resucitad a los muertos, limpiad de su enfermedad a los leprosos y expulsad a los demonios. Gratis habéis recibido este poder: dadlo gratis."

Jesús anuncia el Reino y cura a la gente. Ambas cosas son una sola: Amor.
Los hombres andan desorientados sin nadie que los dirija. Por eso Jesús pide operarios que sigan su trabajo. Gente que reparta Amor por la tierra.
Si examinamos nuestra vida, veremos la cantidad de cosas que hemos recibido gratuitamente. Jesús nos envía para que, también nosotros, repartamos gratuitamente Amor a nuestro alrededor. 
El trabajo es inmenso. De lo que se trata es de hacer de nuestras vidas imágenes del Reino. Y eso se hace amando sin cesar. Eso es lo que Jesús nos pide: que demos Amor.

LLIBRE D'AMIC I AMAT (357)


357.- Era l'Amic dintre i defora cobert d'amor, i anava a cercar el seu Amat. Li deia l'amor:
- ¿On vas amador?
Respongué:
- Vaig al meu Amat per tal que tu siguis major.

357.- Estaba el Amigo cubierto de amor por dentro y por fuera, e iba en busca de su Amado. Le decía el amor:
- ¿Dónde vas amante?
Respondió:
- Voy a mi Amado para que tú seas mayor.

viernes, 2 de diciembre de 2016

QUERER VER


"Al salir Jesús de allí, dos ciegos le siguieron, gritando:
– ¡Ten compasión de nosotros, Hijo de David!
Cuando entró en la casa, los ciegos se le acercaron. Él les preguntó:
– ¿Creéis que puedo hacer esto?
– Sí, Señor – le contestaron.
Entonces Jesús les tocó los ojos y les dijo:
– Hágase conforme a la fe que tenéis.
Y recobraron la vista. Jesús les advirtió severamente:
– Procurad que nadie lo sepa.
Pero en cuanto salieron, contaron por toda aquella región lo que Jesús había hecho."

Aquellos dos ciegos querían ver. Jesús les pregunta si creen en Él. Esa Fe es la que les devolverá la vista.
Si queremos ver, hemos de tener Fe en Jesús. Y hoy somos muchos los ciegos en este mundo. No vemos al que sufre a nuestro lado. No vemos la grandeza de Dios en sus obras. No vemos el mal que hacemos con nuestro egoísmo. 
Sólo hay una solución: querer ver. Y sólo viendo el mundo con los ojos de Jesús, creyendo en Él recobraremos la vista.
La prueba de que hemos recuperado la vista, de que sabemos ver, es que no podremos callarnos. Iremos proclamando por todas partes, que ahora vemos la realidad, gracias a Jesús.

LLIBRE D'AMIC I AMAT (356)


356.- Anava l'Amic consirós en el seu Amat, i trobà per la via molta gent i molts grups que li demanaven noves. I l'Amic, per tal com trobava plaer en el seu Amat, no respongué allò que li demanaven i digué que per no allunyar-se del seu Amat, no volia respondre a llurs paraules.

356.- Iba el Amigo meditando en su Amado, y encontró por el camino mucha gente y muchos grupos que le pedían noticias. Y el Amigo, por cómo encontraba placer en su Amado, no respondió lo que le preguntaban y dijo que para no alejarse de su Amado, no quería responder sus palabras.