jueves, 11 de febrero de 2016

CARGAR CON LA CRUZ



"Les decía Jesús:
– El Hijo del hombre tendrá que sufrir mucho, y será rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la ley. Lo van a matar, pero al tercer día resucitará.
Después dijo a todos:
– El que quiera ser mi discípulo, olvídese de sí mismo, cargue con su cruz cada día y sígame. Porque el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por causa mía, la salvará. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si se pierde o se destruye a sí mismo?"

El evangelio de hoy nos deja frente a frente con la dureza de ser cristianos auténticos. 
Primero, Jesús dice lo que será su vida: será rechazado por las autoridades, las personas "importantes", y lo matarán. A continuación nos dice las condiciones para ser su discípulo: olvidarse de sí mismo y cargar con la cruz de cada día.
Olvidarse de sí mismo es precisamente lo contrario de lo que la sociedad nos dice. Todo nos empuja a tener más, a ser más importantes, a vigilar lo nuestro y pensar en nosotros mismos. La sociedad nos predica que debemos esquivar las dificultades, los sufrimientos y buscar el máximo placer. Para conseguir esas cosas, no importa si hemos de hacerlo, y casi siempre es así, pasando por encima de los demás.
Ser cristiano es seguir a Jesús. Parecerse lo más posible a Él. Y Él entregó su vida por los demás, tras emplearla en curar y ayudar a los demás. Cargar la cruz de cada día, es ser honestos y luchar por un mundo mejor y más justo, aunque esto nos cueste sufrir.
El relato que Jesús hace de lo que será su vida acaba en la resurrección, en la vida. A nosotros nos dice, que entregar la vida es ganarla, es obtener la verdadera vida. Entregar la vida por Él, que es entregarla por el que sufre, por el perseguido, por el que no tiene nada.
¿De verdad somos cristianos?

LLIBRE D'AMIC I AMAT (73)


73.- Digues, foll, ¿quina cosa existí abans, el teu cor o l'amor?
Respongué i digué que van existir alhora el seu cor i l'amor; car si no fos així, el cor no hauria estat creat per a estimar, ni l'amor no hauria estat creat per a meditar.

73.- Dí, loco, ¿qué existió antes, tu corazón o el amor?
Respondió y dijo que existieron a la vez su corazón y el amor; porque si no fuese así, el corazón no habría sido creado para amar, ni el amor habría sido creado para meditar.

miércoles, 10 de febrero de 2016

CUARESMA DE LA MISERICORDIA


"No practiquéis vuestra religión delante de los demás solo para que os vean. Si hacéis eso, no obtendréis ninguna recompensa de vuestro Padre que está en el cielo.
Por tanto, cuando ayudes a los necesitados no lo publiques a los cuatro vientos, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que la gente los elogie. Os aseguro que con eso ya tienen su recompensa. Tú, por el contrario, cuando ayudes a los necesitados, no se lo cuentes ni siquiera a tu más íntimo amigo. Hazlo en secreto, y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu recompensa.
Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que la gente los vea. Os aseguro que con eso ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora en secreto a tu Padre. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu recompensa.
Cuando ayunéis, no pongáis el gesto compungido, como los hipócritas, que aparentan aflicción para
que la gente vea que están ayunando. Os aseguro que con eso ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, lávate la cara y arréglate bien, para que la gente no advierta que estás ayunando. Solamente lo sabrá tu Padre, que está a solas contigo, y él te dará tu recompensa."

Hoy, Miércoles de Ceniza empieza el tiempo de Cuaresma. Este año, tiene un sentido especial vivirla como Cuaresma de la Misericordia.
Jesús nos habla aquí de la entrega a los demás, de la oración y del ayuno. Es decir, caridad, oración y penitencia. Tres actividades que se han asociado siempre a la Cuaresma. Que siempre debemos practicar, pero con mayor dedicación en este tiempo.
Pero lo importante de este texto es, que estas cosas debemos hacerlas, no para quedar bien, no para que nos vean, no para que nos alaben, sino para que lo vea el Padre.
Estas cosas deben hacerse con misericordia, "enviando" nuestro corazón, colocándolo en las cosas, en las personas, en nuestros actos. 
Ayer hablábamos de la autenticidad. Ser auténticos en Cuaresma es vivirla con amor. Nos entregamos a los demás porque los amamos, no para que nos elogien. Oramos, porque nuestro corazón está en Dios, no para que nos vean. Hacemos penitencia en secreto, porque nos consideramos pecadores, no para alardear de santidad.
Cuaresma es el tiempo de preparación a la festividad más importante del cristianismo: la Pascua; la muerte y resurrección de Jesús. Su entrega total para salvarnos, para hacernos sus hermanos y unirnos a Dios. Es un tiempo de crecimiento; pero un crecimiento como el de la semilla, que oculta en la tierra va germinando para devenir un árbol. Esto exige un trabajo humilde día a día. Exige que vayamos transformando en amor todo con lo que nos relacionamos. Esa transformación de amor es precisamente la Misericordia.
Pero la Cuaresma también es el momento para ser conscientes de la Misericordia de Dios hacia nosotros. Tiempo para considerarnos pecadores, pero también amados profundamente por Dios. Envueltos por su corazón. Es este convencimiento el que nos permitirá ser misericordiosos a nosotros.

LLIBRE D'AMIC I AMAT (72)


72.- Digues, foll, ¿ per què no parles i què és això en què estàs perplex i consiròs?
Respongué:
- En les belleses del meu Amat, i en la semblança entre les benaurances i els dolors que em duen i em donen amors.

72.- Di, loco, ¿ por qué no hablas y que es esto en que estas perplejo y pensativo?
Respondió:
- En las bellezas de mi Amado, y en el parecido entre las alegrías y los dolores que traen y me dan amores.

martes, 9 de febrero de 2016

LEGALISMO O AUTENTICIDAD


"Los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: ¿Por qué comen tus discípulos con las manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?"

En el evangelio de hoy, Jesús trata de hipócritas a los fariseos, porque se escandalizan de que los discípulos comen con manos impuras. Cita al profeta Isaías : este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos. Y pone el ejemplo de aquellos que en vez de asistir a sus padres, dan el dinero al templo y creen que ya han cumplido. Los fariseos no entendían, que es el amor el que purifica las manos, las acciones.
Cuando convertimos la religión en legalismo, le quitamos autenticidad. Es la dualidad entre religión y espiritualidad, o entre ritualismo y ética. Una religión sin espiritualidad es mero ritualismo, cumplimiento de prácticas vacías. Unas prácticas rituales que olvidan la ética, son pura mentira. No podemos ir a misa por la mañana y maltratar después a nuestros obreros o empleados. No puedo ayunar en la Cuaresma que empieza mañana y dejar morir de hambre a la gente a mi alrededor. No puedo cuidarme de que los templos sean espléndidos y dejar que deshaucien a familias de sus domicilios.
Lo grave es, que Jesús lo dejo muy claro en su vida y esta lucha por la espiritualidad auténtica, le hizo chocar con sacerdotes y fariseos. ¿Qué diría se se encarnase hoy entre nosotros? 

LLIBRE D'AMIC I AMAT (71)


71.- Hi havia molta gent davan l'Amic, el qual es queixava del seu Amat perquè no li augmentava els seus amors; i es queixava de l'amor perquè li donava treballs i dolors. S'excusà l'Amat dient que els treballs i dolors de què acusava l'amor, eren multiplicaments d'amors.

71.- Estaba mucha gente delante del Amigo, este se quejaba de su Amado porque no le aumentaba sus amores; i se quejaba del amor porque le daba trabajos y dolores. Se excusó el Amado diciendo que los trabajos y dolores de los que acusaba al amor, eran multiplicaciones de amores.

lunes, 8 de febrero de 2016

SALUD DEL MUNDO


"Atravesaron el lago y llegaron a la tierra de Genesaret, donde amarraron la barca a la orilla. Tan pronto como bajaron de la barca, la gente reconoció a Jesús. Recorrieron toda aquella región, y comenzaron a llevar enfermos en camillas a donde sabían que estaba Jesús. Y dondequiera que él entraba, ya fueran aldeas, pueblos o campos, ponían a los enfermos en las plazas y le rogaban que les dejara tocar siquiera el borde de su capa. Y todos los que la tocaban quedaban sanados."

Como tantas veces, encontramos a Jesús rodeado de enfermos. Jesús salva, cura; porque hemos de entender el término "enfermos", aplicado a todo aquel que tiene una carencia. El que está enfermo, pero también el que está solo, el que ha de luchar por subsistir, el pecador...Jesús, no sólo se acerca a ellos, sino que siempre está rodeado por ellos. Por eso no tiene sentido una Iglesia elitista, una espiritualidad de privilegiados. El auténtico seguidor de Jesús, es aquel que se mezcla con los "enfermos" y les rescata de su enfermedad. Si Jesús era "salus mundi", salud del mundo, sus seguidores debemos intentar imitarlo y ser causa de salvación, de salud, para todos los que nos rodean.
Nuestra sociedad, está enferma. Llevar a Jesús a los demás, significa emplear todas nuestras fuerzas para sanarla.