miércoles, 27 de mayo de 2015

AMOR A DIOS Y AMOR A LOS HOMBRES


¿Son amores diferentes o son el mismo amor? ¿Nos sirve el amor a Dios de excusa para no pensar en los demás y olvidarnos de la justicia y la liberación de los pueblos? ¿Nos sirve el amor a los demás como excusa para no amar a Dios?¿Se ama a los demás para salvarse?
Carlo Carretto, un Hermanito de Foucauld que murió el año 1988, escribió esto:

"No se puede orar al Dios personal, es decir, amar al Dios personal, y quedarse indiferente ante el hermano que sufre. (...) Después de Cristo ya no es posible separar el amor al Padre del amor a los hermanos.(...) A las personas hay que amarlas por sí mismas, no en función de otros. Amar a uno, servirse de uno en función de otros, significa en palabras simples "instrumentalizarlo", y todos estamos de acuerdo en decir que no se ha de hacer.
No puedes, por consiguiente, decir: "Amando a los hermanos, amo al Padre", así como tampoco puedes decir: "Amando al Padre, amo a los hermanos".
Debes amar al Padre y a los hermanos, a cada uno de los hermanos."

(Del libro "Mañana será mejor")  

martes, 26 de mayo de 2015

TODO ES DON


En nuestra sociedad pensamos continuamente en nuestros derechos, los exigimos. Y olvidamos la gratuidad y que todo es don. Seríamos más felices si reconociéramos, que desde el principio de nuestra vida, estamos recibiendo dones continuamente, y de que nosotros también somos dones para los demás. Esto nos lo dice William Countryman en su libro "Forgiven and Forgiving"(1):
"El don es el principio sobre el que el Creador ha basado la existencia humana; es la realidad más generalizada de nuestra vida, aun cuando pase casi inadvertida. Tenemos la vida gracias al don de otras personas, a través de la procreación, de la gestación y del alumbramiento. Vivimos gracias a las bondades de la naturaleza y gracias al trabajo, la generosidad y la compañía de otros seres humanos. Somos educados merced a la donación de sí mismos que hacen nuestros maestros. Somos sustentados constantemente gracias a una serie de dones: el amor, el perdón, la reconciliación, el placer. Nuestra vida entera es el fruto de los dones recibidos, y nosotros mismos contribuimos con nuestros dones a la vida de los demás."

(1) Citado por Ester de Waal en el libro "Invitación al asombro".

lunes, 25 de mayo de 2015

¿SE PUEDE TRANSMITIR LA FE?


El Evangelio de ayer nos presentaba a Jesús dando el Espíritu Santo a sus discípulos para que anunciaran por todo el mundo la Buena Nueva. Y con ellos a todos sus seguidores.
La sociedad actual presenta muchos interrogantes en la posibilidad de transmitir la Fe.  La primera pregunta es qué entendemos por transmitir la Fe. Si la Fe es un don, una gracia, ¿podemos transmitirla nosotros? Evidentemente no. Pero, aunque la Fe sea un don, cada persona ha de aceptarla y ha de cuidarla. Cuando hablamos de transmitir la Fe, estamos hablando de crear las condiciones, el clima, para que los demás puedan recibir y aceptar ese don. Y es aquí donde aparece el problema. ¿Podemos en nuestra sociedad crear ese clima? En nuestra sociedad occidental, a diferencia de otras, como la africana que conozco bien, quien transmitía la Fe eran los padres. Hoy no siempre es así. Se bautiza a los hijos por rutina, por no hacer enfadar a los abuelos, pero después se abandona espiritualmente a los hijos. Quizá harán la Primera Comunión, que suele ser la última, porque los padres no iban a misa antes y siguen sin ir después. Si alguien sigue intentando transmitir la Fe, y no siempre les dejan, son los abuelos. Si los hijos van a una escuela religiosa, el ambiente que después encuentran en la familia no refuerza precisamente su Fe. Y a la parroquia sólo van aquellos cuyos padres son practicantes.
En el Evangelio de San Juan que leíamos ayer, vemos que, tras recibir al Espíritu, todos los presentes, de nacionalidades muy dispares, les entendían perfectamente. Y es que el lenguaje del Espíritu es el lenguaje del Amor, de la Solidaridad, de la Entrega, de la Sabiduría...Y este es un lenguaje universal.
Esa es la verdadera forma de transmitir la Fe, que desgraciadamente no siempre ha sido así. Una Iglesia rica, alineada con los poderosos. Una Iglesia que se calla ante la pederastia...no puede transmitir la Fe. Me duele cuando amigos míos critican la religión en estos medios, pero los comprendo. No se puede creer en quien predica una cosa y hace otra.
La única forma de transmitir la Fe es con el ejemplo. Hablando el lenguaje del Espíritu. El lenguaje del Amor, de la Solidaridad, de la Entrega...Y muchos cristianos hablan ese idioma, que es el único que conduce al Evangelio y a la Fe. Hay medios que silencian a esos cristianos que realmente hablan el idioma del Espíritu y predican la Buena nueva con su ejemplo. Gente que no hace ruido, pero actúa.
Necesitamos comunidades que vivan el Evangelio, que vivan hablando el lenguaje del Espíritu. Necesitamos que nuestras jerarquías hablen el lenguaje del Espíritu. Pueden trabajar muchos cristianos con los marginados, con los pobres del Tercer Mundo. Lo que saldrá en los medios, es el ático de un cardenal o los casos de pederastia. Y eso destruye el ejemplo de los verdaderos discípulos, que están anunciando la Buena Nueva con su vida. 

domingo, 24 de mayo de 2015

ENVIADOS


"Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana, los discípulos estaban reunidos y tenían las puertas cerradas por miedo a los judíos. Jesús entró y, poniéndose en medio de los discípulos, los saludó diciendo:
– ¡Paz a vosotros!
Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y ellos se alegraron de ver al Señor. Luego Jesús dijo de nuevo:
– ¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí, también yo os envío a vosotros.
Dicho esto, sopló sobre ellos y añadió:
– Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedarán perdonados; y a quienes no se los perdonéis, les quedarán sin perdonar."

En todas las escenas del Evangelio en las que Jesús se aparece a los apóstoles tras la Resurrección, se asustan, no reconocen a Jesús. En esta, en cambio, lo reconocen y se alegran. Lo han reconocido por su saludo, "paz a vosotros" y porque les muestra las llagas de la Pasión, de su entrega total. Hoy podemos encontrarlo allí donde hay paz y donde hay entrega. Pero el egoísmo y la violencia nos lo ocultan.
El mensaje de Jesús es claro: nos envía a los demás como Él fue enviado por el Padre. Es decir nos envía a ser mensajeros de paz y a entregarnos por todos. Para poder realizar esta misión, nos da el Espíritu Santo.
El Espíritu es el gran olvidado de muchos cristianos. Sin embargo el Espíritu es el dador de vida. Acoger al Espíritu es acoger la vida. Y al Espíritu se le acoge en el silencio, en nuestro interior, en la soledad. Un Espíritu que después nos lanzará hacia los demás. Un Espíritu que nos hará llenar el mundo de perdón y de amor.
La vida del hombre empieza en la Biblia con el aliento de Dios sobre el barro. La vida cristiana del hombre empieza con el aliento de Jesús sobre sus seguidores. Dios comunicó al barro la vida. Jesús da a los hombres el Espíritu. Este inicio es el que celebramos en la festividad de Pentecostés. Un Espíritu que nos llena de Vida cada vez que lo recibimos. Un Espíritu que nos empuja a compartir esa Vida.  




sábado, 23 de mayo de 2015

viernes, 22 de mayo de 2015

TOLERANCIA


"Pienso que lo que debo aprender es una tolerancia y una compasión casi infinitas, porque el pensamiento negativo no lleva a ninguna parte. Estoy empezando a pensar que en nuestro tiempo no vamos a rectificar casi nada ni vamos a llegar a ningún sitio. Pero si podemos preparar realmente un suelo compasivo y receptivo para el futuro, habremos hecho un gran trabajo. Siento que al menos éste es el giro que debería tomar mi vida."
(Thomas Merton)

Esto lo escribió en los años 60. Seguimos igual. Hay mucha crispación. Nos falta tolerancia y empatía. Pero es más fácil criticar y destruir, que buscar soluciones a los problemas. No nos damos cuenta, que así estamos destruyendo nuestra sociedad. 

jueves, 21 de mayo de 2015

LUGARES INTERESANTES: GÓSOL


Pintoresco pueblo de montaña situado en la falda del Pedraforca, una montaña emblemática de Catalunya. Aunque se encuentra en la comarca del Berguedà, pertenece ya a la provincia de Lérida. Forma parte del Parque Natural del Cadí - Moixeró.
Sobre el pueblo se encuentran los restos del castillo de Gósol, datado en el siglo XI. Por Gósol pasa el "camí dels bons homes", que era la ruta de huída de los Cátaros de la persecución en Francia.
En el pueblo vivió Picasso y en una de sus plazas encontramos la estatua de la "Dona dels pans".

Estatua de la Dona dels Pans de Picasso

 El Pedraforca

Ruinas del Castell de Gósol (En realidad es la capilla del castillo, que fue parroquia hasta su abandono)